Prisioneros de las emociones

El sentimiento está dentro de ti; Por ende, bajo tu control.

Si amas fuertemente, es en ti que habita ese poder, escoge quién lo merece.

Si te alteran, tu reacción vive dentro de ti, cálmate tu.

Si te traicionan, no eres una víctima, no permanezcas en esa situación, no eres un poste de electricidad.

Si pierdes en ésta vida, al menos gana en la otra, persigue espiritualidad.

Si las emociones te controlan, descansa, descansa, descansa.

Si la mente te confunde, lee y busca la Verdad.

Si te dejas llevar fácilmente, conócete y fortalécete, el camino es predecible ya.

Si fallas siempre en las mismas áreas, cierra las vulnerabilidades.

Si eres muy emocional, sé estoico, si eres estoico nadie te hiere.

Si te sientes grande, examina tu ego y tu cordura.

Si te sientes inferior, cuenta tus bendiciones y avergüénzate!

Si solo piensas en ti, piensa más en los demás.

Si lo sabes todo, considérate ignorante.

Si te sientes ignorante, eres honesto, ahora puedes aprender algo…

Si tocas fondo, impúlsate!

Controla tus emociones y serás libre… conócete, prueba y erra, prueba y erra, prueba y erra…

Les dejo esto por aquí:

Un noble guerrero samurai se comprometió a localizar y matar al hombre que había asesinado a su maestro. Pasó cada momento de vigilia durante tres años cazando a su presa. Vengar la muerte de su amo era la cosa más sagrada que debía tener un samurai. Su vida sería un fracaso si no lo hiciera. Finalmente, después de rastrearlo a través de ciudades, pueblos y puertos remotos, arrinconó al asesino en un callejón. Definitivamente era el hombre adecuado, no había duda de ello. El samurai desenvainó su espada y se preparó para cumplir con su deber, cuando de repente el asesino le escupió en la cara. El samurai vaciló por un momento, luego sacudió su espada y comenzó a alejarse, con la cabeza colgando avergonzado. El hombre se sorprendió tanto que corrió tras el Samurai y dijo: “Pero espera; de hecho, soy el que buscabas. ¿Por qué no me mataste?” El Samurai respondió: “Porque me enojé cuando me escupiste en la cara”.

Quizás no podemos llegar a ser como éste samurai, pero tampoco debemos ser la marioneta de nuestras emociones… Un día a la vez, las domesticarémos…

…7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

2 Timoteo 1:7

Irremplazable

“A personas buenas le pasan cosas malas”, “la basura de unos es el tesoro de otros”, “si amas algo déjalo ir”… bla bla bla!!!

Tengo un sofá que amé y ahora odio, era lindo cuando lo compré. El empleado que lo vendió, recibió su comisión porque se la ganó, me hizo pensar que era el mejor sofá, élite entre los sofás. Ése estafador, vende promesas!… Ahora ése mismo sofa yace en la sala de la casa pero me estorba. Realmente no me ha fallado de ninguna forma al sentarme sobre él, pero me dí cuenta que no es ni tán perfecto, ni tán cómodo como al principio. Lo peor es que en la parte de atrás tiene unos rotos muy feos, que yo misma ocasioné, pero éso no viene al caso, porque lo odio y lo voy a remplazar.

La gente no es muy diferente, la gente piensa tanto de los objetos como de las personas. El sofá sirvió su utilidad en su momento dado pero ya nó, se le venció su tiempo… Recuerdo cuando me ofrecieron un “kit de cuido especial para cuero genuino”, lo compré sin pensar porque soy cuidadosa pero nunca lo usé. Yo puse todas mis esperanzas en la calidad del producto. Sabía desde el principio que lo terminaría cambiando si me fallaba. Yo soy toda una lista!

La gente no es muy diferente, la gente piensa igual tanto de los objetos como de las personas. Se cansan de la gente que debían cuidar, se cansan de las personas que solían amar, se cansan de verse día y noche, la gente se cansa de amar…

Como se aburren de su color de pelo, se aburren del amor. Como se decepcionan de las garantías que hicieron, se decepcionan de las promesas que juraron, como ven opciones de compra nuevas en el internet, también ven posibles encuentros ”amorosos”… las posibilidades son infinitas…

”Ama a las personas y usa las cosas, porque lo opuesto nunca funciona”

-Los Minimalistas

pero tu mi amor, tu no eres como la gente, tu no eres un producto de consumo nooooo… tu eres irremplazable!

…pensándolo bien, no lo odio, es tan sólo un sofá!!!; Es más, vale más que ningún otro en el mundo, cuando sobre él están MIS IRREMPLAZABLES….

El Principito:


– Ustedes no son de ningún modo parecidas a mi rosa, ustedes no son nada aún – les dijo. – Nadie las ha domesticado y ustedes no han domesticado a nadie. Ustedes son como era mi zorro. No era más que un zorro parecido a cien mil otros. Pero me hice amigo de él, y ahora es único en el mundo.
Y las rosas estaban muy incómodas.
Ustedes son bellas, pero están vacías – agregó. – No se puede morir por ustedes. Seguramente, cualquiera que pase creería que mi rosa se les parece. Pero ella sola es más importante que todas ustedes, puesto que es ella a quien he regado. Puesto que es ella a quien abrigué bajo el globo. Puesto que es ella a quien protegí con la pantalla. Puesto que es ella la rosa cuyas orugas maté (salvo las dos o tres para las mariposas). Puesto que es ella a quien escuché quejarse, o alabarse, o incluso a veces callarse. Puesto que es mi rosa.


Antoine de Saint-Exupéry

Usa las cosas, ama a la gente….

Detox Mental: menos por ti

No voy a darle el gusto a la gente,

y menos a ti.

No voy a actuar civilizadamente,

y menos por ti.

No voy a disimular mi sonrisa,

y menos por ti.

No voy a dejar de ser genuina,

y menos por ti.

No cambiaré mis valores,

y menos por ti.

No voy a ser “la mejor”,

y menos por ti.

No voy a llenarme de orgullo,

y menos por ti.

No voy a ser hipócrita con nadie,

y menos por ti.

No voy a cambiar mi imágen,

y menos por ti.

No voy a complacer a todos,

y menos a ti.

No voy a obedecer ciegamente a ninguno,

y menos a ti.

No voy a esconderme más de vergüenza,

y menos por ti.

No voy a llenarme de cosas,

y menos por ti.

No voy a impresionar a nadie,

y menos a ti.

No me voy a reducir,

y menos por ti.

Tendré una mente limpia,

y menos de ti.

Buscaré a Dios dentro de mí,

y menos en ti.

No tengo que caerle bien a nadie,

y menos a ti.

No voy a llenarme de mí misma,

mucho menos de ti…

La ira te castiga a tí, a tí, a tí

La ira castiga a todos a tu alrededor, pero mayormente a ti. Perder los cabales ha sido visto como sobrevivencia en ésta jungla de cemento, pero tener en mente que las consecuencias son fatales para otros, nunca es suficiente. Debes saber que también lo es para ti; es crucial y justo que lo sepas. Debes saber que cada arranque muta tu cerebro hacia más violencia, de la cuál tu eres víctima y esclavo al mismo tiempo, mientras ella es tu amo, tú su animal. Si le enseñas a la bestia que es ella quién manda, ¿dónde quedas tú? Muerto sin libre albedrío, atado con cadenas por tu fuerte debilidad, fortalecida por ti mismo, alimentada por tu ego.

Usualmente, uno vé el peligro que la violencia ejerce sobre otros más claramente que sobre uno mismo, pues evitamos reconocer la ira mientras se acumula a menor escala, resultando en explosiones de ira cada vez más constantes y más elevadas. Vemos cómo muchos se ven engrandecidos, empoderados de ira, pero pocas veces se expone el daño que las personas violentas atraen a sí mismos, las consecuencias que les marcan permanentemente trayendo
vergüenza y deshonra. Tampoco vemos la fuerza del amor y la bondad porque implícitamente hemos internalizado el error de que la ira es fuerza mientras la bondad debilidad.

Estar cerca de alguien que “explota”, es tán incómodo e innecesario que uno suele evitarlos a toda costa; a pesar de que pueda ser una persona muy capaz, que haya hecho los esfuerzos más grandes de la vida para superarse, un sólo acto más de ira le puede costar todo, minimizando toda una carrera de sacrificios. Esos errores, injustamente en ocasiones, suelen llamar la atención más que los éxitos y las virtudes.


Lo que empieza en cólera acaba en vergüenza.

(Benjamin Franklin)

Les cuento…

Fuimos a una mega tienda tan recientemente como anoche, en la sección de comida latina nos saluda un empleado gritando desde lejos: ”Boricuaaa, ¿¿pan?? ¿¿donitas??” El individuo era un tipo “buena gente”, arrastraba una gondolita de ésas con ruedas, con pan en liquidación, los bollitos de pan de 79 centavos con donitas a un dólar y pico. Estuvo hablando con mi esposo un rato, lo que nos contó: (porque yo paré la oreja) fué que perdió todo en un ataque de ira. Las personas nos enfadamos y reaccionamos, pero éste corrió la mala suerte de perderlo todo. Porque he experimentado personalmente la arrogancia discriminatoria de primera mano, me entristece y simpatizo con él, pero no lo justifico. Cada quién responde por sí mismo y a éstas alturas de la vida, hay que tomar control de nuestros impulsos, porque nadie te vá a premiar por ellos, todo lo contario. No respeto su decisión de actuar violentamente, porque entiendo que enfadado nadie puede decidir correctamente y porque el auto control es necesario/vital para sobrevivir en comunidad…


Tú verás que los males de los hombres son fruto de su elección; y que la fuente del bien la buscan lejos, cuando la llevan dentro de su corazón.
 

Pitágoras (582 AC-497 AC) Filósofo y matemático griego.

El cuento:

Según él, lo sacaron del ejército porque cogió a un jovencito jaquetón por el cuello, qué parece lo tenía harto con sus despliegues de grandeza, y sabrá Dios qué otras cosas más. Seamos realistas… Todos hemos tenido ésas imaginaciones, pero no todos hacemos lo que nos llega a la mente, porque suprimimos la ira, la aguantamos, nos adaptamos a manejar las cosas de otras formas, más inteligentemente. Un acercamiento de: “yo te cojo bajando”, o “el que ríe último, ríe mejor” resulta ser más conveniente. Dejar todo a un lado y responder con bondad, también puede avergonzar a quién te ha hecho daño, así debe ser, pero nó siempre es, y nó lo es, porque a veces explotamos. Pero recalco, la bondad es la mejor alternativa, porque cuando los “issues” se enfrían, tu corazón ya está sano, en cambio, cuando te agitas, afectas tu sistema nervioso central, te vuelves enfermo y le dás el gusto a la gente morbosa.


La cólera es una ráfaga de viento que apaga la lámpara de la inteligencia.

(Robert G. Ingersoll)

Un sólo acto momentáneo, por una vida entera; ¡Qué pésimo intercambio! Ahora él por siempre tendrá que explicar que salió del ejército por agarrar a alguien por el cuello, tras perder los estribos, por una razón digamos un tanto ignorante y desenfrenada. La gente, consentirá con él, por unos segundos cuando le explique que era un arrogante, que el altivo joven lo desafió, aprobarán “que se dió a respetar” y luego, le darán la espalda, seguirán con sus vidas y evitarán a toda costa ésos actos, por miedo a ésas mismas repercusiones, ¡y con razón! La ira te hace ver mal.


La razón trata de decidir lo que es justo. La cólera trata de que sea justo todo lo que ella ha decidido.

(Séneca)

Aunque ciertos entornos violentos, parecen requerir violencia para acabar el fenómeno de la violencia, el verdadero antídoto, es la bondad. No puedes apagar el fuego con más fuego. Es preciso especificar, que la bondad, no es débil, ni cobarde, por más que se nos ha vendido la idea de que la fuerza viene de la violencia y el ruido, nada está más lejos de la verdad, pues viene de la valentía y de la justicia… De la bondad. De hecho, es tán falso el concepto, pero tán fácil de propagar, que un niño creciendo preferiría ser violento, si las personas que él considera fuertes y valientes, son violentos, pero si su ejemplo fuese opuesto, sería más calmado y bondadoso. La bondad, la justicia, la valentía, son características del bien, no del mal. El mal, es impulsivo, el bien es enfocado, el mal hace a la gente sobresalir/llamar la atención, formar un circo, pero la bondad te mantiene sobrio, capaz para actuar con sabiduría. Cada quién corre por la suya, al final del día. Sólo quiero que sepas que la ira promete justicia, pero te regala engaño, pues la ira sólo te castiga a tí, a tí, a tí.

Bipolaridad producida, fábrica de alteración de personalidad y emociones

Los beneficios del internet trascienden el conocimiento humano, estamos a punto de movernos hacia un mundo mas complicado, que infiere avance, mientras derroga la exclusividad de la personalidad. Pasamos de ser los esclavos de la era industrial, a los productos de la era posmoderna. Es fácil observarlo/ reconocerlo, somos el nuevo dólar, la nueva moneda. Es un tráfico humano, voluntario, un sistema de control mental, sutil y diabólico. Cuántas verdaderas opciones nos provee el internet, si pasamos la mayor parte del tiempo consumiendo, considerando, y en pocas palabras perdiendo el tiempo. No pretendo conspirar, sólo juzgo por lo que veo en mi diario vivir. Debiése ser resultado de la voluntad humana poder escoger, de entre alternativas que mejoran impulsando el progreso de la sociedad, hasta alterntivas para lidiar individualmente con las consecuencias. Es común que mientras transicionamos forzada y súbitamente tengamos tilteos en nuestro sistema cerebral, yo no lo puedo probar, pero no dudaría que salieran más estudios de los efectos devastadores del internet en el sistema de pensamiento y conducta de la población.

La conducta ha sido alterada, no duda alguna. La interacción entre personas también se ha visto alterada, para bién y para mal. Sí sabemos que somos capaces de evolucionar y modificarnos al entorno, de hecho es necesario para la sobrevivencia de las especies. Pero cuán deshumanizados nos volveremos en el futuro, o desasociados de la naturaleza o el contacto personal afectivo que caracterizaba un abrazo, una palmada, un beso. No sé si las redes y las interacciones, acercan más o alejan a las personas entre sí, pero de que nos alteran, nos alteran. Quizás los que no hemos crecido, con tantas opciones, estamos abrumados, mientra las nuevas generaciones son bendecidas al adaptarse rápidamente gracias a la plasticidad de la infancia. Vivir para capturar, para ser validado, reconocido, en un mundo de ceros y unos (computadoras), o tomar descansos para reconectar con el pasado orgánico que muchos tuvimos, dependerá de los esfuerzos de cada quién. Lo bueno, hoy no estamos limitados al espacio, o al entorno, que alegría que tenemos un sin fín de acceso a la informción. Lo malo, en el proceso podemos alejarnos de las interacciones que nos hacen florecer.

El problema radica en golpear un “plateau”, zona de estancamiento, es súmamente fácil, terminar siendo hipnotizados constantemente por las imágenes y las ideas, que las corporaciones siembran en uno. Lo importante es reconocer, hacer el esfuerzo de estar en control en las redes sociales o el internet, ya que no podemos culpar al algorítmo por cumplir su propósito de ser efectivo en ser adictivo y subliminal. Nunca bajo ninguna circunstancia debemos auto hipnotizarnos e inconcientemente bajar la guardia al leer notificaciones tras notificaciones, que radican desde lo trivial y divertido hasta lo horroroso y desgradable. Cómo estamos reaccionando a estos constantes cambios de humor, de temperamento, de noticias, me preocupa porque es confuso… En un mismo segundo uno siente ira por un “post” y alegria por el “post” inferior inmediato, lo considero enfermizo. Hago un llamado a ser más concientes de nuestro humor y cambios en la personalidad, para poder evitar ser productos de consumo, y así poder mantener una mente más clara para pensar con propiedad.

Más reales en las redes sociales

Soy del tipo de persona que demanda mucho de sí, pero sólo en unas áreas, porque en otras termino siendo perezosa e inconsistente, terminando sucumbiendo ante la tentación de abrir esos apps adictivos que odiamos y amamos al mismo tiempo. Recientemente, comencé a experimentar salir de mi zona de comfort, tras considerar varias alternativas para comunicarme fuera de facebook, decidí escribir éste blog. A veces pienso que facebook es mi mejor amigo, porque me permite enterarme de cosas sin tener que involucrarme, pero otras veces, pienso que es una pérdida de tiempo, exáctamente por la misma razón.

Facebook me drena, así es como lo puedo describir, pero qué culpa tiene facebook de que yo tenga amigos distantes e indiferentes a mí? Ninguna! Esto puede ser o puede nó ser verdad, pero lo que sí es verdad es que muchos tenemos un evidente distanciamiento de las personas que amamos o con quienes compartimos (en algún momento), una relación bonita. Hubo un tiempo en el cuál era mi prerogativa, escoger los amigos que estarían en mi fb, pero luego de a poco tuvimos que incluir hasta a la abuela, a la prima distante, el vecino que nunca hablabla contigo, y hasta el pretendiente de tu mamá.

Todo se volvió un conjunto de depresión, descomunicación y sobre todo, falsa validación…

Hablemos de ésta última, sí, es cierto que las personas tienden a halagar por cortesía o por obligación, pero de ahí a que sean genuinas las intenciones del que comenta, me temo que las posibilidades son remotas. Hey! no estoy celosa, me gusta pensar que tengo lo mío, sólo observo, y me preparo mentalmente para los embustes mejores dichos de la historia del internet, cómo cuando aparecen las fotos de las modelos del internet (sin paga)… Es curioso como la imágen se ha vuelto algo tán importante, aunque siempre lo ha sido, pero no así. Antes la imágen/reputación era algo que proteger, éso tiene algun grado de honor. Nadie quiere ver a su familia involucrada en bochinches. Nadie quiere exponerse como un odioso ante los compañeros de trabajo, aunque lo fuése. Las redes son un excelente lugar para crear una falsa identidad, escondiendo los atributos más sobresalientes de la persona real, ya sean positivos o negativos.

Entonces, qué nos queda para interactuar con las personas?? Crear un ávatar que también es un decoy, pero llamaremos perfil de fb, allí actuaremos extrañamente, como nunca haríamos en la vida real y elogiaremos a la tipa que más tiene likes, repetiremos comentarios de las personas anteriores, ignoraremos a las personas que nos hacen aterrizar, y crearemos drama por todo, juzgando el mínimo error gramático y evitamos comprender el mensaje detrás de lo que se dice o se quiere expresar,todo ésto, a propósito. La imágen siempre será importante porque es comunicación no verbal, pero debemos tener claro por nuestra propia salud mental, que muchos de nuestros “amigos” del internet, no lo son en realidad, que para muchos, el mundo gira alrededor de ellos y solo ven a los demás como recursos a utilizar.

Ante un mundo que crece cada día más hacia la falsa validación, hacia la promoción de la falsa belleza, (de la cuál hablaremos en otra ocasión), falsos halagos y falsos amigos, crea un entorno amigable, genuino y real. Creemos un entorno en el internet dónde validemos y compartámos lo que de verdad anhelamos, aunque éso implique la desaprovación de la mayoría.