Estableciendo Límites

Cierto tipo de persona pretende acceso total a nuestras vidas. Las relaciones que algunos intentan desarrollar con nosotros consiste en recibir mucho y dar muy poco a cambio. Cierto tipo de persona trata consistentemente de empujar las reglas establecidas hasta el máximo, para quebrarlas y beneficiarse a su antojo. Muchos de nosotros aprendimos a ser elásticos, pero tanto empuje con el paso del tiempo nos terminará afectando. Y es normal, nos gastamos si nos utilizan, es parte de la naturaleza de nuestra humanidad.

Pues sigo, cuando anhelamos relaciones no esperamos minimizar nuestros recursos al nivel de autodestruirnos. Muchos de nosotros pondriamos límites más estrictos si viéramos las intenciones del corazón de la gente, pero esto no es posible. Lo que sí tenemos es la consistencia de sus actos. Los actos egoístas hablan volúmenes. Los intercambios injustos son el resultado.

Mientras personas buscan crecer personalmente, otros aprenden a utilizar a las personas para su propio beneficio, e irónicamente le llaman auto ayudarse, superarse. Entiendo que la mentalidad capitalista no tiene porque afectar las relaciones personales, debe haber una obvia distinción entre lo que se usa (productos) y lo que se cuida (relaciones). No es normal que nos utilicen especialmente cuando no estamos consintiendo esa conducta aprovechadora. El hecho de que las redes y el internet abusan de la propaganda quizás produjo que muchas personas normalicen su propia propaganda. Todo esto, con el fin de “avanzar”.

Somos responsables de cuán permeable e impermeable son los límites que establecemos. Es duro decirlo pero muchas personas aprendieron a ser aprovechadas como estrategia para sobrevivir, porque así obtienen muchos resultados deseados. Hay que cuidarse de quienes siempre ponen sus necesidades primero y toman riesgos que los catapultan cueste lo que cueste, afecte a quien afecte. Esto sin importar como tu y yo nos sentimos.

No somos víctimas, somos personas con la capacidad innata de tomar decisiones favorables basadas en amor, en vez de avaricia, envidia y maldad. Es nuestra responsabilidad limitar el acceso de las personas que quieren sabotear tu libertad y autenticidad.

Trabajo en progreso

Hace un tiempo tenía en mi casa una piscina de 25k galones que era el espectáculo de la casa. Sí, porque era una casa de 3 cuartos, pero la piscina era el espectáculo. Si algo aprendí cuidandola fue que el agua debía de mantenerse fluyendo al menos 8 horas al dia. No siempre lograba dejar el sistema de filtración encendido por ese tiempo, lo que resultaba en que se pusiera el agua verde y que se llenara de animalitos. Saqué sapos, insectos, gusanos y hasta una ardilla y algunos reptiles. La piscina era lo mejor, una fuente de entretenimiento, diversión, relajamiento y ejercicio, pero era un trabajo sin duda alguna.

Si no somos un trabajo en progreso, si no estamos constantemente sacando la basura de nuestro interior, entonces lo que queda es escombro, estancamiento y peste. Nunca debemos considerarnos realizados completamente porque es evidente que trabajar en nosotros mismos es imperativo para subsistir. No hacerlo, implica auto-destrucción.

En algunas ocasiones, los malos pensamientos, propios y externos, nos evitan fluir y nos entristecemos porque estamos recibiendo la energía incorrecta o la influencia negativa. Trabajar en corregir el yó me compete, fuera de ello, que me queda?! Inutilidad. Para ser útil, debo mantenerme fluyendo, amando, atacando los problemas, no a nosotros mismos. Debemos de tratarnos, para que podamos fluir y consecutivamente estar limpios.

El ego, ya sea por alta estima o baja estima es como los sapos que debemos de sacar diariamente. No siempre los enemigos son externos, algunos están dentro de nosotros… Debemos ser como el agua y fluir, pero nunca dejarnos pudrir, ni dejar que otros entren a nuestro territorio mental a dejar sus escombros. Requiere trabajo, limpiar y tratar la piscina, pero al final es necesario.

Paz

Primero que todo, no se puede ser perfeccionista y tener paz con uno mismo. La realidad es que nuestro nivel de adquisisción es mayor que nuestros medios. La realidad es que lo ideal y perfecto es también irreal e imposible. Ser productivo en un patrón consistente, durante el diario vivir es tonto. Para muchos ser productivo es la epitomía de éxito. Lo que esconde dicha asunción es que los niveles de ansiedad y depresión nos agobian, robándonos la vida misma. Encontrar el balance entre lo mundano y lo necesario es inminente. Escoger nuestras batallas, ideal para sobrevivir. Debemos pensar qué cosas nos van a robar la paz, y cuál es la relevancia que merecen. Podemos eliminar planes si es necesario y reorganizarnos alrededor de aquello que nos produce paz.

La paz viene de dentro. No la busques fuera. 

Gautama Buddha

Para muchos, como para mi el café es aliado, otras veces el café no es suficiente. Ninguno de nosotros está diseñado para vivir de acuerdo a como la sociedad sugiere. Entre tanto, recetas saludables, planes financieros, vacaciones, familia, etc., debemos re-enfocarnos en adquirir paz.

“Señor, hazme un instrumento de tu paz. Donde hay odio, déjame sembrar amor.

Francisco de Asís

No hay sentimiento mas saludable para el alma como la paz. Si, la simpleza de la paz. No debemos confundir paz con aburrimiento, ni con silencio. La paz es inexplicable en su sencillez y profundidad. No necesitamos más cosas, o más logros, necesitamos más paz y contentamiento. Al menos, eso quiero yo… Aunque no conozcamos mucho la paz, podemos reconocer las cosas que nos impiden tenerla y eliminarlas del corazón. Busquémos la paz, seremos mas productivos y eficaces…

el silencio es más que callar

 Ciertamente estos días han sido ocupados. Días como estos me invitan a guardar silencio. El silencio vive dentro de nosotros, sólo debemos aceptarlo tal cual. Guardar silencio no es solamente callar. Para mí, guardar silencio es guardar un espacio solemne dentro de nosotros mismos. Es común llamarle espacio a ese silencio del que hablo. Hablar solamente lo que es necesario es como un ayuno, quizás mejor. Cuando guardamos silencio nadie juzga lo que tú piensas, al menos acertadamente no podrán. En silencio puedo parecer una persona retraída, un tonto o un genio. Da igual, lo importante es cultivar una amistad con uno mismo, saber que uno mismo tiene necesidades. Todo indica que ser productivo es el objetivo primordial durante la edad adulta. A mí me gusta ponerme en contacto con mi introversión, ver “shows” de comedia y no tener que reír, no sentir la obligación de responder ni de agradar a todo el mundo. Podemos aprender a estar solos, no como si fuese algo malo, sino como algo sagrado.

El silencio es necesario aun cuando seamos extrovertidos por naturaleza. Guardar una actitud silente nos puede proteger, nos puede librar de inconvenientes, chismes, tropiezos y opiniones innecesarias. En algún lugar leí que guardar silencio hace que tus palabras cuenten más. Según vamos envejeciendo podemos distinguir qué hay discusiones en las que no nos queremos inmiscuir. Ahora es mucho más fácil perder un argumento. Pienso que madurar consiste en gran parte en ignorar un montón de cosas y enfocarte en unas pocas. Para la mayoría, las cosas más importantes de nuestras vidas son aquellas para las que irónicamente no tenemos tiempo.  Enfocarnos en lo que sí importa es mejor que hablar por hablar y llanamente hacer ruido.

Los Cambios que te Cambian


Todo cambia; nada es.

(Heráclito)

Todos atravesamos cambios en la vida, sutiles y drásticos. El problema radica cuando los cambios no nos cambian, por decirlo así. Recientemente, descubrí que una vez más, me tengo que mudar (sensación agridulce)! Muchas personas valoran los cambios que son físicos, son obviamente visibles, reconocibles y dramáticos. La “audiencia” los puede reconocer y reaccionar a ellos,”que bien te ves”, “se ve que estas haciendo ejercicio”, “esa casa está hermosa”, “ese carro está brutal”, “que buen trabajo”, “que rico hueles”. Somos naturalmente llevados por nuestros sentidos, tomamos en cuenta al entorno para evaluar nuestra posición en la sociedad para determinar si servimos, o si somos una escoria, si, así somos.


¿Por qué se ha de temer a los cambios? Toda la vida es un cambio. ¿Por qué hemos de temerle?

(George Herbert)

Sin embargo, cuántos cambios internos no tenemos diariamente!, y no les damos la atención y el crédito que merecen. Ciertamente, mis cambios más drásticos no han sido de casas, iglesias, escuelas, países etc. Ciertamente, esas experiencias te pueden enriquecer, pero dije pueden, no necesariamente lo harán. En otro entorno, puedes ser la misma persona agradecida de siempre o la misma amargada de siempre. Más bien, los cambios verdaderos, son los que pasan incognito, que a nadie les interesa discutir porque te prefieren ver igual que siempre, con menosprecio.


Nadie puede ser esclavo de su identidad: cuando surge una posibilidad de cambio, hay que cambiar. (Elliot Gould)

A veces peco al igual que la mayoría al querer tener un cambio físico lo suficientemente drástico como para probarle al mundo que no soy la misma persona que solían conocer. No me cabe la menor duda, es mi necesidad intrínseca de aprobación, de la cual me averguenzo, ya que me impulsa a probarle a los demás, lo que no les interesa saber. La realidad es que mis rasgos se parecen a los que siempre tuve, y la moda no me ha dado ningún tipo de poder trascendental para cambiar mi vida, siempre los cambios han ocurrido en el interior.

La verdad es que siempre estamos cambiando mentalmente y lo dejamos pasar, sin auto-evaluarnos, en gran parte porque nadie los ve, nosotros tampoco los vemos. Puede ocurrir una noche de esas de introspección, oración, o puede suceder luego de conversar con alguien amado, pero también puede suceder después de una discusión, un contratiempo o una tragedia. Las decisiones de cambiar ocurren silenciosamente, sin mucho alboroto. Qué malo sería pasar por esta vida siendo los mismos que fuimos en el pasado, eternamente, un infierno. Tener las mismas predisposiciones a cometer los mismos errores, caer en los mismos juegos y manipulaciones no te hace una persona cambiada, aunque seas rico en experiencias.


El hombre absurdo es el que no cambia nunca. (Georges Clemenceau)

Las muchas experiencias, tampoco te cambian, hay quienes lo han vivido todo y siguen patinando en los mismos “issues” de la juventud. Muchas personas te dirán, nunca cambies, con la mejor de las intenciones. Reconocer que cambiar es natural, te ayudará a sobrevivir. Algunos dicen los años no pasan en vano, para justificar una que otra arruga, yo quiero decirlo porque he aprendiendo de los golpes. Si de algo puedes estar seguro es que todo cambia, sería una pena que nos vistamos de ropas nuevas, pero nuestro corazón guarde el mismo rencor de años atrás. Espero que los cambios internos nos sigan cambiando, y qué cambiados nos encontremos en el camino.

Es una madre soltera amargada

El es el hijo de la vecina, una mujer soltera en sus aproximados cuarenta años de edad. No conozco su completa historia, más puedo simpatizar con ellos y su dolor, simplemete porque soy humana.

Ellos no fueron para nada agradables cuando llegamos aquí, pese a mis múltiples intentos de sonreírles o saludarles, pero tampoco puedo decir que fueron malos, solo reácios, incrédulos, malhumorados -todavía lo son. Hoy ví por la ventana su arresto violento, y no quise ver más, porque desde la ventana de mi casa, ví que hizo contacto visual conmigo desde el medio de la carretera hacia mí, o así me hicieron pensar mis nervios, me avergoncé por mirarlo en esa condición, me escondí. Su cara contra el piso roja mientras los guardias lo tratan de controlar por la fuerza, es difícil de sacar de la mente. Asumo que imposible sacar del corazón roto de su madre, quizás ya endurecido o acostumbrado.

Un día la ví trabajando en el patio y aproveché para darle un bizcochito que tenía extra, de una repostería cercana a mí, y ella lo recibió como si le extrañara demasiado mi gesto, cómo si fuera inusual un gesto de bondad, una rareza. Lo que sí, es que me dá lástima porque es una mala racha ser una madre soltera en éstos tiempos como en todos los tiempos. Ver a tu hijo ser arrestado de esa forma violenta debe ser traumante para cualquiera y más aún cuando tienes que enfrentar esa situación sola, volviéndote cada vez más fuerte, más fría . Imagino la impotencia de no poder controlar ni las causas ni los efectos que desataron dicho evento. Nunca podremos evitar el sufrimiento del momento de una madre. Sufrir que solo una madre conoce y guarda…

Usualmente no veo a las personas hablar de la otra cara de ser madre soltera, todo lo contrario, muchos actúan empoderados, como si fuese verdad que una madre puede ser madre y padre a la vez, como si de verdad su ausencia no dejase un dolor profundo en el corazón por siempre, la presencia de un hombre en el hogar es importantísima, trae fuerza, disciplina, alegría estabilidad y balance. Su relevancia trasciende, las expectativas sociales. Un hogar completo, puede ser diverso, pero ésos roles de padres son irremplazables y su trascendencia indiscutible.

Si conoces a una madre soltera que parece tener todas sus asuntos bajo control, no le creas. Seguramente esté sobreviviendo. Sé amable y cortés, brindando una mano si es posible para que su carga sea un poco más fácil, evita que ella haga el ridículo rogando lo obvio, si está en tu poder, mínimo sonríele… Ofrece tu amistad sinceramente y ponte en su lugar alguna que otra vez. A veces la gente se vuelve dura y robótica, pero es porque pocas veces han sido suaves con ellos, cuando necesitaron fuerza la sacaron de lo más profundo de sí, nadie ya vé su suavidad, les faltó un hombro en quien inclinarse, una presencia masculina o lo PEOR, tuvieron que resignarse a que les toco llevar en sus espaldas el peso de la ausencia vacía que es una gran carga al mismo tiempo…